sábado, 27 de septiembre de 2008

ENTREVISTA A JUAN MANUEL RUÍZ (Coordinador de mediumnidad de la Federación Espírita Española)

Pregunta: Cuéntanos tu experiencia ¿cómo conociste el espiritismo?

Respuesta: Por medio de una maestra de la que me hice amigo, cuando adolescente. Compartíamos interés por lo trascendental, los temas espirituales, etc. Por aquella época yo leía con devoción a Longsa Rampa y sobretodo los libros de Omraam Mikhaël Aïvanhov, maestro de la Fraternidad Blanca Universal. Mi amiga (Cali, que asi se llama) conoció a los espiritistas de Montilla y quedó encantada con ellos y las enseñanzas de la doctrina. “Juanma, tienes que conocer el Espiritismo”, me decía. Yo por entonces (aunque en ningún momento sentí extrañeza o rechazo) me sentía muy inclinado por la espiritualidad oriental, y asistí a una de las reuniones más por cortesía que por otra cosa. Obviamente quedé encantado. Supe de primeras que era la filosofía de vida que más se ajustaba a lo que desde hace tiempo estuve buscando. Recuerdo mi primer libro: Pablo y Esteban.

P. Tu familia, entorno… ¿son espíritas?

R. Mi madre y mi hermana sí. Creo que ayuda el hecho de que desde tiempos de mi tatarabuela, por la línea materna, todas las mujeres estuvieron familiarizadas con algún aspecto de la mediumnidad, el mundo de los Espíritus, etc., y esto añade una especie de handicap, o de predisposición a ciertas cosas. En el plano de los amigos, tengo espíritas, no espíritas, simpatizantes..de todo un poco, que creo que es lo más enriquecedor.

P. ¿Qué aporta el espiritismo a tu vida?

R. A nivel emocional: equilibrio y paz. A nivel filosófico y espiritual es la brújula que me hace aprender y bendecir las experiencias de cada día, estimula mi desarrollo interno y me hace sentir Unidad con todo y todos.

P. Sabemos que te dedicas a trabajar con personas disminuidas ¿Qué opina el espiritismo de estas personas?
R. La discapacidad, sea del tipo que sea, no es sino un recurso evolutivo más, que algunas criaturas asumen para su actual experiencia carnal, teniendo en base siempre su “ficha” kármica, el campo de sus experiencias.. Personalmente me cuesta horrores hacer distinciones profundas entre discapacitados y capacitados, pues en el trato con ellos, de muchas horas a la semana, percibo en muchos un potencial humano (incluso intelectual) realmente significativo; lo que me hace reflexionar que en realidad todos tenemos algún tipo de “discapacidad”, como espíritus imperfectos que aún somos y herederos de un pasado, controvertido, en la mayoría.

P. ¿Cómo aplicas tus conocimientos espíritas
en el trato con ellos?

R- Básicamente, creo que aplico lo aprendido en la doctrina con ellos como con los demás..sólo que, quizá con ellos intento pulir más mis limitaciones, y esforzarme algo más, sobretodo en la paciencia y la comprensión.

P. En tu centro de trabajo ¿Saben que eres espírita?

R. Unos sí y otros no, como es normal, puesto que no se tiene la misma afinidad con todo el mundo. Tampoco soy de los que piensan que hay que llevar un letrero que ponga: “soy espírita”, creo que la naturalidad es un recurso valioso que a veces obviamos. No se trata de llevarlo en secreto ni de proclamarlo a los cuatro vientos. Hay que ser sincero pero prudente. En cualquier caso pesa más nuestra actitud diaria (comportamiento) como principal escaparate para más tarde, y si se da el caso, hablar sobre la doctrina.

P. Eres el Coordinador de Mediumnidad de la Federación Espirita Española ¿En que consiste tu trabajo?

R- Bueno, aunque últimamente quizá haría falta señalar algún tipo de proyecto en base a una mejor organización en esta área. Normalmente me he limitado a dar alguna charla en centros a los que he sido invitado, o respondido cuestiones sobre el asunto mediúmnico por Internet, ya sea participando en diferentes foros, sosteniendo conversaciones en privado o respondiendo directamente a particulares mediante correo electrónico.

P. ¿Cómo ves la mediumnidad en España?

R. No es sólo la mediumnidad (que no obstante es sólo un aspecto más del amplio espectro espiritista), ni solamente nuestro país, creo que, en general, nos falta más estudio de las obras básicas, una toma de conciencia de lo que significa realmente ser espírita.. Creo que hay un exceso de información, mucho palabrerío, pero adolecemos de la simplicidad y coherencia que el auténtico espírita debería poseer. Pero bueno, estamos en el camino, sin duda.

P. ¿Cuál es la importancia del estudio en las prácticas mediúmnicas?

R- Si el centro está preparado y hay consenso entre sus participantes sobre la posibilidad de realizar reuniones de tipo mediúmnico, las ventajas son todas siempre que exista tres cosas: estudio, prudencia y capacidad de servicio. Porque, pese a lo que puedan pensar muchos, aunque yo discrepo, no creo que las reuniones mediúmnicas sean algo imprescindible en un centro, simplemente porque antes que esto está el estudio de la ciencia espiritista (que no es cosa de unas semanas o unos meses) y la autoreforma. Todos los centros no poseen la misma “personalidad”, esto es algo que a veces obviamos; están los que son más de tipo de estudio, otros que están más inclinados al aspecto moral del Evangelio, a la práctica de la caridad, etc..y están los que realizan, a demás de alguna de estas cosas, reuniones de tipo psíquico, lo que, que duda cabe, es maravilloso.. Pero, sin duda, sería erróneo el que un centro no preparado (o simplemente no predispuesto a ello) se viera “obligado” , ya sea por sí mismo o por cierta presión de otros, a realizar reuniones de naturaleza mediúmnica. Este es un asunto algo controvertido, al menos desde mi óptica.

P. ¿Qué opinas de los grupos de amigos que se dedican a hacer reuniones mediúmnicas en sus casas?

R. El espiritismo no es un juego, sino una doctrina universal de estudio y elevación. Las personas que dicen “hacer espiritismo”, es decir: utilizar la güija, etc, están haciendo algo que nada tiene que ver con la doctrina espiritista. Por otro lado los espiritistas que realizan sesiones en casa (y sin ánimo de ser fanático en estos asuntos), deben ser conscientes de que el lugar más idóneo es el centro espírita (o una habitación habilitada exclusivamente para estas cosas), pues la Espiritualidad no va a ir detrás nuestras auxiliándonos en todos nuestros caprichos y empresas.

P. ¿Tienes alguna facultad mediúmnica?

R. Pues a día de hoy aún me lo pregunto.. Pero supongo que sí, a nivel intuitivo (sobre todo en el área de la escritura) y en cierta sensibilidad en la captación del tipo de energía que se crea o que reina en ciertos ambientes o reuniones.


P. Eres el presidente del centro espirita “José Grosso” en Córdoba ¿Cuáles son las principales actividades que hacéis allí?

R. Es un grupo muy sencillo y familiar. Los martes hacemos estudio del Evangelio según el Espiritismo y administramos pases, los jueves alternamos; uno, estudiamos los diferentes aspectos de la mediumnidad, y otro, realizamos una pequeña sesión de contenido mediúmnico, en la que básicamente vibramos por personas sometidas a algún tipo de presión psíquica (obsesión), incluyendo, si se da el caso, alguna incorporación.

P. Algún consejo para nuestros lectores.

R. Por supuesto: que sigan en esta senda maravillosa de desarrollo personal y amor.. con ilusión, y al ritmo de cada cual (y adquiriendo esta publicación tan bonita que es “El ángel del Bien”)