miércoles, 24 de septiembre de 2008

NUEVO MENSAJE DE BEZERRA DE MENEZES


(Mensaje psicofónico recibido por el médium Divaldo Pereira Franco, al término de la conferencia pública realizada en el Grupo Espírita André Luiz, en Rio de Janeiro, en la noche de 14 de agosto de 2008)


¡Hijos e hijas del corazón!

Las nobles conquistas de la Ciencia irguieron a la criatura humana al elevado patamar de la inteligencia.

La tecnología punta le extendió los horizontes en el macro y en el microcosmo.

Es necesario, sin embargo, que el ser humano, deslumbrado por las conquistas de fuera, no olvide de las conquistas sublimes de su mundo interior.

La sociedad voluptuosa avanza aplastando las otras culturas a través de las denominaciones nacionales.

Armado para la beligerancia del mundo confirma fronteras y, a cada momento estallan rebeliones.

Aquellos que conocemos a Jesús, sin embargo, deberemos respetar las fronteras geográficas, sí, pero, considerar las fronteras espirituales e integrarnos en el trabajo del cultivo de la tierra del sentimiento, a través de la abnegación y del amor.

No más interrogaciones injustificables a respecto de la voluptuosidad y de los placeres transitorios.

Llega el momento de la maduración interna, enriquecedora, para que realmente la felicidad permanezca en nuestro mundo íntimo ayudándonos a atesorar los dones que prosiguen eternamente.

Vuestros guías espirituales oyen vuestros llamamientos. Reciben vuestras súplicas y vienen, presurosos, atenderos. No obstante, muchas veces, enclaustrados en la revuelta, en el resentimiento no les permitís la comunicación ideal para las soluciones de que tienes necesidad.

Dulcificaos, ablandad esos impulsos estimulados por las propuestas de la midia desvariada, compadeciéndoos de las victimas, sin olvidaros de los verdugos.

Cuando alguien delinque cometiendo un crimen, a veces, hediondo, y la furia se os instala, deseando linchamiento, muerte, justicia, considerad que el perverso es profundamente infeliz, que el sicario de vidas es un enfermo interno, en el cual predomina la herencia primitiva de la barbarie.

¿Cómo podían los carrascos nazistas matar en el campo de concentración y, llegar en casa, sonrientes, afectuosos, buenos esposos y buenos padres?

Esa fragmentación de la psique hacía que un área del cerebro les diese la visión de estar obrando correctamente, tanto en las cámaras de exterminio, en las experiencias científicas perversas, como en el dulce abrigo de la familia.

Fue para fortalecer el ángel que existe en nosotros que Jesús vino.

No permitamos que ese ángel se debilite ante los impactos de las circunstancias perturbadoras del momento.

Su propuesta es que tengamos vida y vida en abundancia.

¡Vida en abundancia es Amor!

Nunca será demasiado que repitamos la necesidad del Amor en la construcción del nuevo ser que se dirige hacia Dios.

Médiums, que todos somos – del Bien o de las aflicciones; de la Verdad o de la ignominia - busquemos la sintonía perfecta con Jesús y entreguémonos a Sus Manos, porque, en la condición de Pastor de Misericordia, nos guiará en Su rebaño al aprisco de la paz.

Que Dios os bendiga, hijos míos.

Es lo que les desea, el servidor humildísimo y paternal de siempre,

Bezerra.